Un destino argentino fue elegido entre los mejores del mundo

La lista fue publicada por la prestigiosa revista Time. La intención es incentivar el turismo luego del parate total como consecuencia de la pandemia. Mendoza fue elegida entre los 100 mejores destinos del mundo para visitar en 2021 que elaboró la prestigiosa revista Time. “Tranquila provincia agrícola de la Argentina donde el vino fluye y las comidas al aire libre son imprescindibles”, describe la publicación que colocó a esta provincia argentina en el puesto 56. “En el centro, la recientemente inaugurada La Central Vermutería importa la clásica tradición del bar de vermú (vermú de barril, platos pequeños, ambiente agradable) de Buenos Aires. Cerca de allí, el sencillo y atento Ramos Generales es uno de los nueve restaurantes en el mundo dirigidos por el ícono culinario argentino Francis Mallmann”, continúa la revista, que también resalta la labor del restaurante Gaia. También recomienda Casa de Uco Vineyards & Wine Resort y los cubiertos hechos a mano de KDS Knives. "The World´s Greatest Places of 2021" es una lista de 100 destinos únicos elegidos por una red de corresponsales y colaboradores de diversas partes del planeta. Esta edición, se realizó teniendo en cuenta los desafíos que los diferentes sitios turísticos tuvieron que atravesar como consecuencia de la pandemia. La idea fue rendir tributo “a las personas y las empresas a la vanguardia de esas industrias que, en circunstancias extraordinarias, encontraron formas de adaptarse, construir e innovar”, según describió Time.

Fin del mito: un estudio comprobò que el vino no engorda y hasta ayuda a bajar de peso

Una experta en nutrición sumó evidencia científica acerca de las cualidades del vino tinto para ayudar a quemar calorías extras. El dejar de tomar vino para reducir las calorías de una dieta puede convertirse en cosa del pasado. Un estudio científico determinó que el consumo moderado de vino durante las comidas puede ayudar a estimular el metabolismo y apoyar la pérdida de peso. La responsable del estudio fue la Dra. Rosa Lamuela-Raventos, profesora asociada de nutrición y ciencias de la alimentación de la Universidad de Barcelona y miembro del Centro Español de Investigaciones Biomédicas en Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, quien en una entrevista con Wine Spectator explicó que el consumo moderado de vino puede ser muy beneficioso para la salud del corazón y para promover la pérdida de peso. Apoyada en diferentes estudios, Lamuela-Raventos resaltó que hablar de “calorías vacías” en el vino es un error, es decir, pensar que no tiene valor nutricional. Así, dijo que es un error retirar la bebida en planes de pérdida de peso. “Es cierto que las calorías provienen principalmente del etanol, sin embargo, el vino es una fuente rica en potasio, y además contiene otros minerales y es una de las principales fuentes de polifenoles en la dieta mediterránea”, explicó la experta a la publicación estadounidense. “(Una copa de vino) contiene aproximadamente 125 calorías por porción, sin embargo, la gente no está considerando que el vino pueda contrarrestar estas calorías quemándolas, debido al contenido polifenólico”, agregó. ¿Cómo quema calorías el vino? Uno de los mecanismos que ayuda a fomentar la pérdida de peso es la termogénesis o el efecto termogénico. Se trata de un proceso metabólico mediante el cual los humanos quemamos calorías para generar calor. Lamuela-Raventos sostiene que eso sucede cuando bebemos vino durante las comidas. Ella sugiere que los polifenoles como el resveratrol ayudan al cuerpo a aumentar la cantidad de tejido marrón, que es un tipo de grasa corporal que convierte la comida en calor y ayuda a los bebedores de vino a quemar más calorías. “Observamos que cuando bebes vino tinto con moderación, durante las comidas, no estás agregando más peso ni grasa abdominal”, consideró Lamuela-Raventos. “Los compuestos (de polifenoles) parecen ser responsables de este efecto sobre la salud de control del peso. También se ha demostrado que mejoran el microbiota y aumentan la termogénesis”, añadió. La investigadora afirmó que el vino tinto contiene más polifenoles que cualquier otra bebida alcohólica. Sus conclusiones arrojan que quienes participaron en la categoría de ingesta moderada (un vaso al día para las mujeres, dos para los hombres) se beneficiaron de un índice de masa corporal (IMC) más bajo y una frecuencia cardíaca disminuida, y ella cree que puede ser el resultado de los antioxidantes del vino tinto, que también tienen un efecto prebiótico que mejora la salud gastrointestinal. Nuevos estudios Dada la naturaleza de los estudios observacionales y el hecho de que los hallazgos se basaron solo en poblaciones españolas, Lamuela-Raventos consideró que no puede extrapolar estos resultados a todos los bebedores de vino. Sin embargo, recientemente presentó una nueva investigación que se publicará pronto, que utiliza ácido tartárico como biomarcador para rastrear el consumo de vino en un grupo de 215 mujeres posmenopáusicas. En este estudio, aunque los resultados aún no se han publicado, estima que las voluntarias que consumieron vino no tuvieron un aumento en el IMC, el peso o la circunferencia de la cintura.

Champàn: ¿Còmo se hace, cuàl es su origen y cuàntos tipos hay?

Una de las bebidas que se pueden asociar con la elegancia, sobre todo, al momento de hacer un brindis, debe de ser el champán -o champagne, como se conoce comúnmente-, así que hoy te vamos a contar todo acerca de esta bebida: cómo se hace, de qué está hecha, de dónde proviene y cuántos tipos hay. El champán es un tipo de vino espumoso de la región de Champagne, en Francia. Tradicionalmente se hace con tres tipos de uva: pinot noir, pinot meunier y chardonnay. Su nombre, por supuesto, proviene de su lugar de origen. Champán: ¿Cómo se hace, cuál es su origen y cuántos tipos hay? Cada una de las uvas con las que se prepara aportan una característica a su composición: La uva pinot noir le proporciona el cuerpo y el carácter distintivos. Mientras que la pinot meunier le brinda el sabor afrutado. Y la chardonnay se encarga de aportar la ligereza y el frescor al champán. Además, a diferencia de las dos anteriores que son uvas tintas, ésta es blanca. ¿Cómo se hace el champán? Es preciso comenzar con un prensado rápido para que las uvas tintas ni tiñan ni tornen de una tonalidad oscura la bebida. Al resultado se le va a permitir un primer proceso de fermentación que dará como resultado un vino base joven. A ese resultado se le agregan algunos vinos regionales, y debido a que se pueden emplear hasta veinte tipos de vinos, la mezcla se debe de hacer con sumo cuidado. Una vez obtenidos ciertos sabores y características se verte en la botella para agregarle azúcares y levaduras. A este paso se le conoce como tiraje. Champán: ¿Cómo se hace, cuál es su origen y cuántos tipos hay? En la botella, los azúcares se transforman en dióxido de carbono y se dejan envejecer entre 15 meses y cinco años dependiendo del tipo de champán que se quiera obtener. Tipos de champán: Millésime Grand mMillésime Blancs de Blancs Brut nature Extra Brut Brut Extra seco Seco Semi seco Dulce Una vez dentro de la botella, de nuevo, dependiendo del tipo de champán que se quiera obtener, se debe de rotar la botella diariamente. Asimismo, se cuida el grado de inclinación de las mismas botellas e incluso la temperatura a la que se exponen.